lunes, 12 de diciembre de 2011

Las Cabachuelas de Morovis

Las Cabachuelas comprenden un sistema de -cerca de 60- cuevas, cavernas y refugios ubicadas en la zona cársica, que recorre el área norte del pueblo de Morovis. Su valor arqueológico, histórico, ecológico y cultural es incalculable. Grandes e importantes hallazgos arqueológicos han sido encontrados en el lugar.

Fueron el hogar de los indios taínos y también de indios arcaicos, según lo demuestran estudios realizados; además sirvieron de escenario para que el desaparecido oso perezoso se paseara, pues fósiles del mismo fueron hallados en el lugar.La falta de reconocimiento y de protección pone en riesgo el patrimonio que estas representan, así como su preservación y conservación. Estas cuevas sirven de albergue para infinidad de ecosistemas, tanto así que a una de sus cuevas se le llama La cueva de las bruquenas esto debido a la alta concentración de estos crustáceos en el área. En las cuevas y cavernas no pueden faltar los murciélagos, y Las Cabachuelas no son la excepción, en esta misma cueva se calcual que hay entre 90 y 100 mil murciélagos.

Desde hace mucho tiempo a los puertorriqueños se les ha enseñado que los indios no sobrevivieron por más de cien años luego de la llegada de los españoles, éste suceso es desmentido por los estudiosos de este sistema de cuevas y cavernas. Pues según  resultados de  estudios de carbono 14 -realizados en Las Cabachuelas-  hubo presencia taína en el lugar hasta mediados del siglo 18.

 A comienzos del siglo 20 muchos científicos extranjeros llegaron hasta Morovis para extraer información, llevándose consigo cientos de piezas fósiles. En éstas se encontraban restos, tanto de indios taínos como arcaicos, así como infinidad de piezas fósiles, que  servían para demostrar que en la Isla hubo presencia humana y de otras especie animales mucho antes de lo imaginado. En Las Cabachuelas  se han encontrado restos del extinto oso perezoso y de útiles de los primeros habitantes de la Isla. También del Dugogongo , una especie prehistórica de tiburón, extinta hace millones de años. Se ha perdido mucho del patrimonio de Las Cabachuelas, ya que muchas de estas piezas fueron llevadas a museos en el extranjero, como lo son el Smithonian en Washington D.C. Otras han sido removidas y saqueadas por personas de la comunidad y visistantes que desconocen su verdadero valor.

 El arqueólogo moroveño Roberto Martinez Torres, quien ha dedicado gran parte de su vida profesional al estudio de Las Cabachuelas; es el custodio del depósito de piezas fósiles y artefactos más importante del sistema. Martínez,  ha recibido ofertas para que done la colección  de piezas fósiles y arqueológicas a museos del extranjero. El también maestro retirado de historia, ha reafirmado y cumplido su compromiso de velar por ésta importante colección hasta que Morovis cuente con su propio museo de historia natural.

El arte rupestre presente en el lugar ha sido comparado con el de Las Cuevas de Altamira en España, esto por muchos estudiosos extranjeros, según explicó Martínez. Existe en una de sus cuevas una pintura llamada por los moroveños, el mural de los caballitos, está bien deteriorada, pero al ser observado se aprecian más de cien caballos con sus respectivos jinetes, lo que connota  la presencia de los españoles en la época de colonización. De la misma manera, existen otras pinturas y tallados en piedra en los que se aprecia la presencia del oso perezoso y parte de las prácticas cotidianas de la cultura taína.